Nuestro Propósito

TENIENDO EN CONSIDERACIÓN:

  • Que la concepción etimológica y filosófica originaria del término publicidad está asociada con la acción de publicar, independientemente de si ese hecho de hacer público es comercial o no, o si se encuentra en el ámbito de lo público o en el de lo privado, pues el sentido mismo que funda la acción publicitaria  es  el mensaje que busca hacer público alguna intencionalidad comunicativa.
  • Que la publicidad es una herramienta del marketing y un género de la comunicación que le permite al consumidor tomar una decisión de compra o de uso de servicios a partir de la información que trasmite por diferentes medios.
”Leer

Y por otra parte, teniendo presente:

  • Que la publicidad se enfrenta a un dilema ético al querer informar y convencer al mismo tiempo, función dual y problemática en tanto que ella es fuente de información, pero instancia de sugestión emocional, llevada a la necesidad de compra. Evidentemente, cada uno de estos propósitos puede llegar a ser la negación del otro, debido precisamente al interés económico que hay de por medio.
  • Que la publicidad, en tanto actividad mediática, es una comunicación impersonal y controlada, lo que quiere decir que es unidireccional o, lo que es lo mismo, que el receptor no tiene posibilidad de réplica.
”Leer
  • Se acuerda que EL OBSERVATORIO PUBLICITARIO TIENE POR OBJETIVOS:

  • Darle a la ciudadanía mejores elementos de juicio y bases conceptuales frente a los anuncios publicitarios, para de este modo asumir su condición de sujetos sociales con deberes, pero sobre todo con derechos.
  • Hacer de la comunicación publicitaria una actividad creíble, pero sobre todo, socialmente responsable, cualificando de esta manera el ejercicio profesional de los publicistas; en particular, ofreciendo un espacio activo en donde se ejercite una pedagogía de los medios y en el cual se de curso a la creación de formas alternativas de publicidad, acordes a las demandas del momento actual.
”Leer

[1] Para comprender mejor la manera como la publicidad ya no se refiere solamente a la materialidad del producto sino que se convierte en un discurso sobre el signo, o mejor, una ontología de la marca, consultar Antonio Caro, en Comprender la Publicidad (2010), La Colección (EX)TENSIONES, Facultat de Comunicación Blanquerna. Universitat Ramon Llull.

[2] García-Marzá, D. (2004). «Ética de la publicidad», En: J. Conill y V. Gonzálvez (coords.). Ética de los medios. Una apuesta por la ciudadanía audiovisual. Barcelona, Gedisa.

[3] http://www.millenniumassessment.org/es/index.html